21 C
Albacete
6 de mayo de 2021
Image default
Noticias

Electrificación en Mercedes-Benz (Parte 1)

Cuando pensamos en Mercedes-Benz se nos viene a la cabeza diferentes adjetivos como lujo, confort y elegancia, pero desde hace unos años, el grupo Daimler puso sus cartas sobre la mesa y desde entonces han demostrado que también iban a ser punteros en cuanto a tecnología se refiere. La firma, tras años de inversión y desarrollo ha conseguido implementar los sistemas de infoentretenimiento más punteros del mercado, los sistemas de ayuda a la conducción más avanzados y ahora, con el proceso de electrificación que está sufriendo la industria del automóvil, la marca germana no quería perder la oportunidad de estar a la vanguardia.

Con el Wallbox, los tiempos de carga se reducen al mínimo.

Ahora bien, ¿qué entendemos por electrificación? Actualmente en nuestra gama de productos encontraremos 3 niveles, que son los microhíbridos, los híbridos enchufables y los 100% eléctricos. Hoy nos centramos en la microhibridación. La microhibriddación consiste en un pequeño motor eléctrico, que sirve de apoyo al motor de combustión. El objetivo de este sistema es el de reducir consumos y aumentar la potencia. Dicho así parece demasiado sencillo, analicemos más en profundidad como trabajan estos sistemas. Con un coche con sistema de microhibridación nunca podremos circular en modo 100% eléctrico, pero este es capaz de complementar al motor de combustión para aquellas situaciones en las que vayamos haciendo una conducción constante, como puede ser manteniendo una velocidad fija por autovía. Esto ayuda a reducir los consumos de manera drástica. También contamos con la función de start/stop mejorada, ya que al prescindir del motor de arranque, este proceso se efectúa de una manera mucho más suave

Gracias a la micrhibridación, los consumos de un gasolina se aproximan a los de un diesel.

Pero no todo acaba ahí. Como bien es sabido por todos, actualmente, los motores de combustión todos cuentan con turboalimentación. Desde el momento en el que el conductor pisa el acelerador hasta que el turbo entra en acción, siempre hay un pequeño retraso (si bien es cierto que con la tecnología actual este retardo se reduce al mínimo). Es aquí donde encontramos otra gran ventaja de estos sistemas de propulsión y es que la aceleración en un coche es mucho más inmediata. Pongamos un GLE 450 como ejemplo. El motor de combustión nos dará 367 CV a lo que hay que sumar 22 CV del motor eléctrico. Dicho así no parece demasiado, pero la otra cara de la moneda es que también disponemos de 250 NM de par de torsión y recordemos que este par de torsión dispondremos de el tan pronto como nuestro pie roce el acelerador. Mercedes-AMG ha visto un gran filón en este sistema y actualmente muchos de sus modelos cuentan con este apoyo.

Mercedes E 53 AMG con microhibridación. ¿Quién dijo que los híbridos eran aburridos?

Hasta aquí nuestra breve explicación de los microhíbridos. Mañana os contaremos con todo detalle, la novedad más reciente en nuestra gama, los híbridos enchufables.

Related posts

Historia Mercedes-Benz

Villar

Mercedes potenciará su red de baterías y multiplicará por 4 las ventas de coches eléctricos en 2020

Villar

Mercedes-AMG GLE 63 S

Villar